Decalogo de Valores.

 

Para promover la economía de la salvación, la Evangelización de la cultura, una globalización de la solidaridad, el amor preferencial por los pobres y la lucha contra la corrupción, con la fe en Dios que nos da sentido y objeto a la vida, dentro de una mayor transparencia y responsabilidad social empresarial, la Asamblea Ordinaria de Accionistas, realizada el 27 de abril de 2005, acordó adoptar las medidas que se juzguen oportunas a fin de promover e implementar a nivel empresarial, profesional y político, los principios que constituyen el Decálogo de Valores Cristianos de COFINSA:

  • La fe en Dios da sentido y objeto al camino, la verdad y la vida que buscamos en nuestro Señor Jesucristo, guiados por el Espíritu Santo, hacia un nuevo estilo de vida, en el camino de conversión, comunión y solidaridad para promover una mayor conciencia y responsabilidad social empresarial, dentro de una vida en el espíritu que permita amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos.
  • La familia, fundada en el matrimonio de un hombre y una mujer, es la célula fundamental de la sociedad humana siguiendo el ejemplo de la Sagrada Familia con una amplia catequización sobre el ideal Cristiano de la comunión conyugal y de la vida familiar, con mayor atención pastoral a la responsabilidad paternal y la educación de los hijos. El respeto filial favorece la armonía de toda la vida familiar.
  • Dentro de la Doctrina Social de la Iglesia , la justicia económica puede ser mejor obtenida a través de la libre empresa, pero con responsabilidad social, empresarial y ecológica de sus operaciones. Hay que superar las actitudes y los estilos de vida conducidos por el egoísmo que llevan al agotamiento de los recursos naturales y conseguir una protección eficaz del medio ambiente, considerado como un don de Dios.
  • Según una justa jerarquía de valores y con vistas al bien común, los gobiernos deben ser de leyes más que de hombres en un encuentro entre el Evangelio y la Sociedad , promoviendo los derechos humanos, la gobernabilidad y la buena administración de la justicia. La vida humana es sagrada y causar la muerte a un ser humano es contrario a la ley de Dios.
  • Respetando la integridad de la creación, el gran tesoro de la tierra reside en la persona humana, en plena armonía con la naturaleza para frenar abusos y daños ecológicos como la emisión incontrolada de gases nocivos o el dramático fenómeno de los incendios forestales, provocados a veces intencionadamente por personas movidas por intereses egoístas que conducen a la desertización con secuelas de hambre y miseria para las grandes mayorías de la población.
  • De acuerdo con los valores Cristianos que forman parte de la responsabilidad social empresarial de COFINSA, la Oración es el poder más grande del mundo cuando la hacemos con fe, esperanza y amor para celebrar el misterio de la Eucaristía con una dimensión social, guiados por el Espíritu Santo hacia un nuevo estilo de vida. La oración es un deber de todo Cristiano y el mismo Jesucristo, en momentos decisivos de su vida, se retiraba, antes de actuar a un lugar solitario para entregarse a la oración y la contemplación.
  • Los auténticos valores se aprenden en el seno de la familia y se cultivan en la educación para promover un desarrollo humano sostenible de manera equitativa y digna para todos en el proyecto global de la nueva Evangelización. La labor pastoral en las Universidades Católicas del mundo deberá ser objeto de particular atención de COFINSA para fomentar el compromiso apostólico de la Evangelización de los sectores empresariales, profesionales y universitarios.
  • La hermandad entre las personas, los matrimonios y las familias trasciende a la soberanía de las naciones y de las sociedades humanas y es fundamental para la eficacia de la nueva Evangelización, un conocimiento profundo de la cultura actual, en la cual los medios de comunicación social tienen gran influencia. Los medios contribuyen a modelar la cultura y mentalidad de nuestro tiempo y COFINSA respalda iniciativas concretas para lograr una presencia eficaz del Evangelio en el mundo de los medios de comunicación social.
  • Frente a la corrupción pública y privada que está destruyendo nuestros pueblos, el compromiso social empresarial del cristiano, con la búsqueda del bien común, debe conducirnos a una globalización de la solidaridad. Como manifestó el Santo Padre Juan Pablo II en la Exhortación Apostólica Postsinodal, “ La Iglesia en América”, “la corrupción frecuentemente presente entre las causas de la agobiante deuda externa, es un problema grave que debe ser considerado atentamente”. En el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 1998, el Santo Padre, a este propósito, también nos recordaba que “la lacra de la corrupción ha de ser denunciada y combatida con valentía por quienes detentan la autoridad y con la colaboración generosa de todos los ciudadanos, sostenidos por una fuerte conciencia moral. Los adecuados organismos de control y la transparencia de las transacciones económicas y financieras previenen ulteriormente y evitan en muchos casos que se extienda la corrupción, cuyas consecuencias nefastas recaen principalmente sobre los más pobres y desvalidos. Son además los pobres los primeros en sufrir los retrasos, la ineficiencia, la ausencia de una defensa adecuada y las carencias estructurales, cuando la administración de la justicia es corrupta”.
  • En el contexto de la nueva Evangelización, y el camino de conversión para la comunión y la solidaridad, servir a la humanidad es la mejor obra de una vida si lo hacemos con los valores cristianos de espiritualidad, compromiso, solidaridad, humildad, sobriedad, caridad y unidad que contribuyen a que COFINSA cumpla su misión con una catequesis de fe y testimonio de vida en el contexto de la globalización de la solidaridad, diseñando e implementando metodologías participativas para llevar la investigación a la práctica

 

 

 

Contactenos.